Ads Top

Cómo controlar las fuentes de azúcares añadidos

Cómo controlar las fuentes de azúcares añadidos


¿Sabes cómo controlar las fuentes de azúcares añadidos? Te decimos qué son, cual es el problema y qué hacer para evitar su consumo. Algunos azúcares se producen naturalmente en los alimentos nutritivos tales como frutas y leche, pero también pueden ser añadidos a los alimentos para un sabor adicional durante el procesamiento o preparación.


¿Qué quiere decir azúcares añadidos?


Los alimentos con azúcares añadidos u ocultos son azúcares, jarabes que se añaden a los alimentos al ser preparados o procesados para aumentar su sabor dulce.

¿Cuál es el problema de consumir estos azúcares?


Probablemente hayas escuchado que el azúcar en exceso no es buena para la salud y que es una buena fuente de calorías sin nutrientes o “calorías vacías” pero, más allá de esto, un artículo reciente en el “Journal of the American Medical Association” arroja datos más que preocupantes correlacionando la ingesta de azúcares añadidos a un aumento en la posibilidad de muerte por enfermedad cardiovascular.



De acuerdo al estudio, las personas cuyo consumo de azúcares añadidos representa un 20% de sus calorías totales diarias (aproximadamente unas 400 calorías) presentan un incremento de 38% de posibilidad de muerte por enfermedad cardiovascular en relación de aquellas que consumen un 10% de azúcares añadidos del total de sus calorías diarias.

Si desde hace tiempo has estado pensando que debes disminuir la ingesta de azúcar, ahora creo que tienes motivos suficientes para iniciar tu misión.


¿Qué hacer?


Alimentos ricos en azúcares


Los azúcares añadidos incluyen el azúcar (en polvo, refinada, morena, de coco), miel, jarabe de maíz, maltosa, fructuosa, melaza, lactosa, sacarosa, néctares (pera, melocotón, etc.), entre otros. Aunque algunos de estos azúcares son no refinados y ofrecen otros beneficios como antioxidantes y minerales, igual es necesario controlar las cantidades de los mismos.

Las frutas, vegetales y lácteos que de por sí contienen azúcares naturales, no están incluidos en la lista. La meta es disminuir la cantidad de azúcares añadidos a no más de 10 cucharaditas al día. Esto equivale a aproximadamente, 16 calorías o 40 gramos (o 1/3 taza).

Las estrategias para lograrlo son:


*Ten en cuenta que al comprar cereales y productos lácteos, es preferible elegirlos versión natural y endulzarlos con frutas naturales, frutas secas, una cucharadita de miel o agave. También puedes agregar canela, vainilla o nuez moscada para darles un toque de sabor.

*Elimina o controla las bebidas azucaradas como la soda, bebidas deportivas, té en polvo y cafés con cremas, caramelo y jarabe de chocolate.

*En la cocina, disminuye ¼ o 1/3 la cantidad total de azúcar en tus recetas o sustituye el azúcar por puré de frutas maduras. Te tomará un rato y varios intentos conseguir el punto adecuado pero vale la pena.

*Cocina en casa y/o utiliza productos naturales en lugar de procesados en la elaboración de tus comidas, lo que te permite controlar la cantidad de azúcar que consumes de manera más precisa. Después de todo, además de los productos obvios, como las sodas, prostres, dulces y caramelos, hay grandes cantidades de productos ocultos en salsas para pastas, kétchup, salsa bbq, aderezos de ensaladas, etc.

*Recuerda que las etiquetas con valor nutricional listan de cantidad total de azúcar (es decir, que la contienen naturalmente y la añadida). Si quieres saber si contiene azúcares añadidas, busca en la lista de ingredientes.

*Y por último, controlar las fuentes de azúcares añadidos no se trata de nunca más disfrutar de las cosas que te gustan, si no de no consumir azúcar en exceso, de hacer de esta medida parte de una dieta balanceada rica en vegetales y frutas, por lo tanto, con un aporte adecuado de fibra que te ayude a regular los niveles de glicemia y su impacto en el organismo. ¡No hay nada más dulce que cuidar tu salud!

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.