Ads Top

Mitos sobre procesos quirúrgicos para tratar la obesidad

Mitos sobre procesos quirúrgicos para tratar la obesidad
Conoce los mitos sobre procesos quirúrgicos para tratar la obesidad y despeja todas tus dudas antes de someterte a este gran cambio. Te presentamos las preguntas más comunes que solemos hacernos al pensar en un proceso quirúrgico para tratar la obesidad.

  
Soy gordo por herencia

La realidad es que la obesidad, de origen genético, se encuentra en menor porcentaje; lo que sí heredamos es la cantidad que comemos, la forma como preparamos lo que comemos y si lo acompañamos de dulces como postres. Una prueba de esto es que usualmente, si los padres son obesos, los hijos lo serán; pero atención, el padre y la madre no comparten sangre.

La cirugía es mágica

¡Nada es mágico! Es importante saber que la cirugía bariátrica  no cura la obesidad. Sino que ayuda a los pacientes a resolver un exceso de peso y a controlarlo. Usualmente es común en el mundo decir que los tratamientos estéticos lo son, ya sean para adelgazar, para estar en forma, reducir la celulitis… La obesidad es una enfermedad crónica, por lo que la tendencia a engordar es algo permanente que estará presente a lo largo de toda la vida del paciente.



La clave está en cambiar el estilo de vida. El verdadero cambio se produce a largo plazo y la operación solo se puede considerar un éxito cuando el paciente toma realmente conciencia de su problema y  modifica sus conductas alimentarias de forma permanente, ahí está la magia.

Cualquier técnica quirúrgica me aplica

Hay diferentes tipos de intervención, y su efectividad varía en función de los hábitos alimenticios que han llevado al paciente a la obesidad, además y principalmente, a padecer alguna enfermedad relacionada. Lo más importante: una vez que se ha tomado la decisión de  pasar por una intervención quirúrgica es elegir el tipo de cirugía que más se adapte a las necesidades de cada uno, de la mano de un especialista en cirugía bariátrica, quienes son los únicos capacitados en escoger el procedimiento más adecuado y así se obtendrán los mejores resultados.

Es una cirugía sin riesgos

cirugía bariatrica

Toda intervención quirúrgica siempre implica un riesgo y más en el caso de los pacientes con obesidad severa y todos los problemas adicionales importantes como respiratorios, cardiovasculares o de hipertensión arterial, entre otros, que condicionan su calidad de vida y perjudican gravemente su salud.

Sin embargo, los riesgos de eventualidades es de un 4% y la tasa de mortalidad por cirugía es menos al 0.3% exactamente igual a cirugías comunes. Lo importantes es que la preparación previa a la operación, tanto del paciente como del quirófano, sea la adecuada y cumpla todas las condiciones necesarias para tenerlo todo bajo control y poder reaccionar ante los posibles imprevistos que puedan surgir durante la intervención.

Una vez operado no hay más que hacer


La cirugía es el primer paso para el proceso, no el final. A partir de ahí se inicia el primer paso del desafío, eliminar el exceso de peso almacenado en reservas grasas. Durante los primeros meses se consigue un descenso importante, pero está comprobado que los pacientes que no se supervisan médicamente durante este período inicial, pierden un 30% monos que los que si lo hacen. Por lo tanto, es necesario llevar un control por parte de los especialistas tras la operación con la idea de que se está cambiando a una nueva vida más sana.

Bajar muy rápido de peso es bueno

Es cierto que, como mencioné anteriormente, en los primeros meses el paciente experimenta un rápido descenso, pero hay que procurar que este se produzca de manera paulatina. Lo más adecuado es que sea un proceso lento, progresivo y, sobre todo, saludable.

Estaré incapacitado largo tiempo

La cirugía bariátrica es una intervención mínimamente invasiva, por lo que el período de recuperación de los pacientes es bastante breve. Algunos pueden irse a su casa transcurridos a penas uno o dos días, aunque necesitan un período corto de reposo posterior a 10 o 15 días. A partir del mes, el paciente puede entrenar en un 100%, idealmente bajo supervisión.

Terminado el proceso puedo comer cuanto quiera

Uno de los mayores desafíos una vez alcanzado el objetivo es el mantenimiento del peso. Esto significa que existe una fuerte contradicción de malas costumbres alimentarias y, probablemente, de asociaciones incorrectas de distintos estados de ánimo y las ganas de comer, por lo que es fundamental dejarse ayudar para controlar aquellos hábitos modificables que llevaron al paciente a ser obeso y a instalar nuevos hábitos alimentarios y físicos saludables que puedan perdurar toda la vida.

Si te pareció interesante conocer las respuestas a los mitos sobre procesos quirúrgicos para tratar la obesidad, te recomendamos leer también consejos nutricionales para cada edad, hernias, que son, tipos, síntomas, tratamientos y opciones. Además te mostramos cual es el desayuno perfecto para quienes están o no a dieta.


No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.