Bariatrica,

¿Cómo me preparo para mi cirugía bariátrica?

14:25:00 Moda Femenina 0 Comments

¿Cómo me preparo para mi cirugía bariátrica?
¿Cómo me preparo para mi cirugía bariátrica? La cirugía bariátrica es una intervención mínimamente invasiva, por lo que el período de recuperación de los pacientes es bastante breve.


La obesidades considerada una enfermedad y una de las principales causas de muertes prevenibles.  Se relaciona directamente con la diabetes, hipertensión, accidentes cerebrales, apnea del sueño, enfermedades articulares, cáncer, insuficiencia venosa, depresión, infertilidad, gota, baja autoestima, y reflujo gastroesfofágico. Todo esto sin mencionar las limitaciones sociales y laborales que el medio permite. Más que un asunto estético, aunque no es un pecado querer vernos mejor, debemos considerarla un problema de salud.


La cirugía bariátrica es todo procedimiento que se utiliza para perder peso. Están las que limitan la cantidad de alimentos que se ingieren, como la banda gástrica, plicatura y manga gástrica; las que tienen efecto adicional al mencionado anteriormente: modificar la absorción de nutrientes, como la derivación gástrica (bypass) o cirugías metabólicas.

A nivel general, los pacientes con un índice de masa corporal (IMC) mayor de 35-40 kg/m2 son los principales candidatos a esta cirugía, aunque hoy se está de acuerdo con la realización en pacientes con menor peso, con índices entre 30/35 kg/m2 que padezcan una enfermedad relacionada directamente con la obesidad.

Las edades comprendidas entre los 16 y 65 años son aceptadas aunque se ha ideado programas para adolescentes y mayores de edad. Pero lo cierto es que se debe individualizar cada caso junto al médico especialista, quien tiene la última palabra y determina si es o no candidato. De acuerdo al tipo de alimentación, peso, enfermedades y estilo de vida, este indicará cual procedimiento es el más adecuado, contestará sus interrogantes basándose siempre en hechos científicos y estadísticos.

Es necesario saber que se está trabajando con un equipo multidisciplinario, varios especialistas tratan los diferentes aspectos de la obesidad. El equipo está conformado, además del cirujano, por un nutricionista, quien traza las pautas de la alimentación antes, durante y después de la cirugía, según los requerimientos particulares del momento del paciente; y un endocrinólogo, quien además evalúa y regula los desequilibrios metabólicos como la diabetes o tiroides.

Adicional a esto, un cardiólogo es necesario, independientemente de la edad, por los cambios cardiovasculares del paciente y la predisposición a problemas por la obesidad; un especialista en neumología interviene debido a la restricción respiratoria que produce la obesidad, apnea del sueño o antecedentes asmáticos; un gastroenterólogo realiza y evalúa a través de una endoscopía alta, el estado del estómago antes de la cirugía, la presencia de alguna hernia hiatal o reflujo.

Ante estos cambios, la salud mental juega también un papel importante, por lo que un psicólogo o psiquiatra asiste al paciente como soporte emocional. No obstante, pueden surgir las tentaciones de otros especialistas de acuerdo a las condiciones médicas, particulares de la persona.
Pero no todo termina allí. Son necesarias numerosas pruebas de laboratorio, como hemograma, química sanguínea, medición de proteínas, perfil de lípidos, orina, coprológico y pruebas metabólicas  para tiroides, cortisol y diabetes, que ameritarán pruebas especiales para pronosticar la posibilidad de remisión y la mejoría de las mismas.

En cuanto a los estudios de rutina, además de la endoscopía digestiva alta, se deben realizar: radiografía de tórax, espirometría (prueba de función pulmonar), sonografía abdominal, tiroidea y pélvica (principalmente en la mujer). Con esto se descartan otras enfermedades que guardan relación con la obesidad y se determina la posibilidad de resolverlas en la misma cirugía bariátrica, como es el caso de los cálculos biliares o quistes ováricos, entre otros.

Sin duda, la bariátrica es la solución más efectiva para la obesidad y otras enfermedades relacionadas. Una opción muy segura, con la evidencia definitiva de que se corre un mayor riesgo al permanecer obeso que a someterse a esta opción de tratamiento. Una forma de resolver la calidad de vida y la plenitud, renaciendo el amor propio y devolviendo la salud.

0 comentarios:

Seguir por Email